Escuela de Formación de Escritores

10 pasos para empezar a escribir

Cuando le cuento a alguien que soy escritora, una de las respuestas que más a menudo recibo es: “Yo también he querido escribir, y a veces pienso en volver a hacerlo, pero…” y en ese “pero” se puede leer “no sé por dónde empezar o cómo encajarlo en mi vida”.

Todos hemos pasado por esa fase, así que, para aquellos de vosotros que estéis en esa situación, os doy una lista con los pasos a dar para comenzar a escribir:

1. Prepara las herramientas.

Regálate un cuaderno bonito para empezar a apuntar tus ideas, una estilográfica o un bolígrafo que te guste. Ni siquiera tiene que ser algo caro, la foto que ilustra este artículo muestra el resultado de mi última incursión en el chino, sólo necesitas algo que te haga ilusión estrenar.

Se trata de darle una forma física, tangible, a ese primer paso, por eso es importante no reaprovechar el cuaderno que dejó tu hijo a medias el último curso, o la libreta que usas para hacer la lista de la compra; tiempo habrá de eso cuando hayas empezado a escribir. De momento, tienes que hacer de esta actividad nueva algo especial, porque escribir no es una tarea ordinaria más.

Y si prefieres trabajar directamente en el ordenador, crea una carpeta con dos subcarpetas dentro, una para guardar tus ideas y  otra para guardar tus textos.

Si compartes el ordenador y te da vergüenza que sepan que escribes, ponle un nombre que aleje a los curiosos como “Tareas para el fin de semana”, o “Próximas compras en Ikea”, aunque mi favorito es el que Joaquín Camps puso a la carpeta en la que escribió La última confidencia de Hugo Mendoza: “Disfrutar”.

2. Ponte una fecha de inicio.

Marca la fecha en la que vas a empezar a escribir en el calendario o en tu agenda. Haz de ello un acontecimiento, una cita contigo mismo/a. Quién sabe, quizás algún día la incluyas como anécdota en tu discurso de aceptación de algún premio literario.

Aunque ahora no lo parezca, puede ser un punto de inflexión en tu vida, y es importante.

10 pasos para empezar a escribir3. Estrena el cuaderno (o la carpeta “Ideas” de tu ordenador).

Empieza anotando qué te gustaría escribir. En este punto no hay ideas buenas o malas, debes comenzar a poner en negro sobre blanco tus textos, y todos nacen de una pequeña idea. Es importante escribirlas rápidamente para no olvidarlas, porque aunque ahora no te sirvan, a lo mejor, más adelante, son útiles.

Después, podrás empezar a usar aplicaciones que te permitan organizar tus ideas y acceder a ellas desde cualquier dispositivo como Evernote o Scrivener.

4. Escribe sobre tu falta de ideas.

Es muy normal que en un primer momento no se te ocurra nada sobre qué escribir, o que no te guste ninguna de las ideas que se te ocurran. Escribir tiene mucho de hábito, la creatividad es un músculo que requiere de entrenamiento constante, así que no pasa nada porque no surjan en el momento, date tiempo. Y entre tanto, escribe sobre tu falta de ideas.

5. Sueña despierto.

Visualiza tu texto ya acabado. ¿De qué te gustaría que tratara tu primera novela o tu primer poema? Imagina lo que te comentarían tus lectores en las firmas de libros, ¿qué partes de tu libro les gustarían más?

Después anota todas esas ideas, aunque no lo parezcan son el germen de una historia.

6. Conoce a otros escritores.

Escribir es casi siempre una actividad solitaria, pero ahora, con las redes sociales, lo es un poco menos. Incluso si en tu lugar de residencia no tienes contacto con otros escritores, a través de internet puedes relacionarte e incluso forjar amistades con otras personas embarcadas en tu mismo sueño, que pueden darte buenos consejos y ánimos en los momentos difíciles. Resulta muy reconfortante saber que no estás solo/a, que hay otros pasando por lo mismo, y aún más reconfortante resulta conocer a gente que hemos pasado por lo mismo, y ahora estamos escribiendo de manera regular y, de vez en cuando, hasta remunerada.

7. Haz un curso.

Estamos acostumbrados a formarnos en cada actividad que emprendemos. Hemos estudiado para hacer nuestro trabajo, para practicar un deporte o un hobby, así que hacer un curso sobre escritura puede ser lo que necesitas para sentir la confianza necesaria para escribir, aunque, desde luego, no es imprescindible, es perfectamente factible ser un escritor autodidacta.

Desde que comencé a escribir mi blog Tinta al Sol lo he dicho siempre: desconfía de cualquiera que te prometa el éxito literario a cambio de unos euros. No se puede enseñar a tener talento, aunque sí a descubrir si uno lo tiene y a sacarle el máximo partido. Busca un curso que sea práctico, realista, que se ajuste a lo que sientes que en ese momento son tus carencias. Un profesor, ya sea en modo presencial o virtual, puede ser el mentor que te ayude a dar tus primeros pasos y a poner en marcha tu talento, si lo tienes, además de proporcionarte herramientas para lograr tus objetivos.

Obviamente, en ese sentido, yo te voy a recomendar los cursos de la Escuela de Formación de Escritores, porque es la filosofía con la que ha nacido.

8. Practica la lectura consciente.

En el momento que te conviertes en escritor/a (y lo eres desde ya, porque escritor es el que escribe, no sólo el que publica, sino se llamaría publicador), debes empezar a leer con ojos de escritor y no sólo de lector. Fíjate qué hace que un libro te guste o no, qué hace que te emocione o te intrigue o te enganche.

Después no tienes que intentar imitarlos, tienes que encontrar tu propia voz y eso no es un proceso rápido, pero las claves que hacen que una narración funciona se irán acumulando en tu mente y poco a poco se volcarán en tus escritos.

9. No tengas miedo.

En este punto, no tienes nada que temer. Nadie tiene que saber que escribes, no tienes que enseñárselo a nadie. En esta fase se trata de escribir, de dejar volar la imaginación y de sacar de tu interior las historias que llevas dentro, así que no hay posibilidad de error. No te pongas límites, fuera vergüenzas y autocensuras.

Escribe como si nadie fuera a leerte nunca, escribe para ti. Tú eres tu primer lector, así que escribe lo que te gustaría leer.

10. Disfruta.

Lo cierto es que los escritores tenemos tendencia a estar muy centrados en nosotros mismos, porque tenemos que analizar al detalle nuestros sentimientos y experiencias para poder plasmarlos en la hoja de papel, lo que nos  hace ser un poco exagerados y quejicas.

Olvídate de la imagen del artista torturado, si los escritores no disfrutáramos incluso cuando nuestro trabajo nos hace sufrir, nos dedicaríamos a otra cosa.


10 pasos para empezar a escribir

Yolanda González Mesa

Tutora de Scrivener y Productividad

Si te ha gustado, compártelo:

Artículos relacionados

2 responses on "10 pasos para empezar a escribir"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


 Desarrollado por WriWeb