Escuela de Formación de Escritores

Como escritor, ¿qué tipo de narrador prefieres?, y ¿como lector?

Como escritor, ¿qué tipo de narrador prefieres?, y ¿como lector? ►

Cada autor parece más comprometido o más cómodo, al menos, con un tipo de voz narradora. Pero también cada lector siente especial predilección por cierta forma de contar historias. La voz personal del narrador en primera persona puede profundizar tanto en lo íntimo del ser humano que turba, aterra o aburre a cierto tipo de lectores, que se ven más atraídos por la visión de conjunto y por la dinámica narrativa no sujeta a las cadenas de la personalidad o de los pensamientos del narrador que le ofrece el narrador omnisciente. Otros lectores prefieren adentrarse hasta la médula misma del personaje y vivir intensamente con él las mismas experiencias que dispone para él la narración.

Nuestros tutores se han sentado en nuestra Mesa Redonda Virtual y han dado su opinión sobre este asunto. Hay una silla para ti, ¿te sientas con nosotros y nos dejas tu opinión en un comentario?


Chris J PeakeChris J. Peake, tutor de ► Novela Fantástica

No creo que pueda responder a cuál es mi narrador favorito. Creo que el narrador lo demanda la propia historia, su naturaleza se va configurando a medida que trabajas en el argumento, en la trama, en los personajes y en como presentar todo ese puzle. Es una pieza más de la historia, y cada historia necesita su narrador. No me atrevería a decantarme por uno a priori. Algo muy importante para determinarlo, son los propios personajes, pues él es uno de los personajes, y hay que determinar su papel en la historia, de la misma manera que se hace con lo demás.

En todo caso, a riesgo de contradecirme, diría que suelo usar un narrador testigo. No me gustan los narradores omniscientes, que lo saben todo. Al menos, hay que tener mucho cuidado con ellos. Pero sí me gusta jugar con la información que poseen: ésa es su principal función.

En cuanto a mi yo lector, creo que es incluso más difícil quedarse con uno. Lo que está claro, es que un narrador mal elegido, sin funciones claras, o cuyo autor no respeta, manda una historia a la trituradora.


Raquel Martin CaraballoRaquel Martín Caraballo, tutora de ► Literatura Infantil y Juvenil

Secundo la opinión de Chris. No puedo quedarme a priori con un narrador determinado. Creo que cada historia, por su naturaleza particular, demanda el suyo, necesita el suyo, exige el suyo. Y cuando se elige mal, simplemente, la historia chirría y no funciona. Como escritora creo que evito mucho la omnisciencia. Si elijo la tercera persona narrativa, por lo general, suelo renunciar a esos poderes extraordinarios en favor de una voz más equisciente, con más capacidad para observar y estar atenta a los “pequeños gestos” que puedan translucir pensamientos o sentimientos que a la facultad de penetrar directamente en las mentes de los personajes. Y si la historia me pide una omnisciencia más marcada (estar en todas partes y saberlo todo), al menos procuro que de ese poder no se deslicen nunca juicios de valor.

Cuando, por necesidades de la historia, he de situar la voz narrativa en la primera persona, creo que tiendo a arrimarme más al narrador-testigo que al protagonista, quizás por la misma razón: normalmente me parece más interesante no tener acceso a los pensamientos del resto de los personajes, lo que convierte a la voz en ese “espía detrás de la ventana” que tanta vivacidad puede aportar a la historia.
Una voz que me encanta (como escritora y como lectora) es la del narrador en segunda persona. No es muy habitual, pero cuando ese “tú” narrativo está justificado y logrado puede darnos registros de enorme belleza e intensidad.

Aprendí lo que sé de autores como Robert Graves, Marguerite Yourcenar, Amin Maalouf y Mujica Laínez (así, con los acentos cambiados, como él quería). Y a ellos les gustaba la primera persona: Claudio, el conde Belisario, Adriano, Orsini y León el Africano; otra cosa me parece tirar la piedra y esconder la mano.


Víctor L. BrionesVíctor L. Briones, tutor de ► Creación y Lenguaje Poético

Un poco en la línea de lo que se ha dicho opino que el narrador ha de ser ante todo sincero. Incluso hasta un narrador que no es el que más puede beneficiar de primeras a una historia puede salir del trance de forma solvente si se muestra como fiable.

Aunque reconozco que siento cierta debilidad por una buena historia contada en primera persona y con una buena dosis de humor.


Rebeca Rus_Rebeca R. Rus, tutora de ► Comedia Romántica

Como Víctor tengo una debilidad por las historias contadas en primera persona, pero intento salirme en ocasiones de ese tipo de narrador para experimentar otra forma de trabajar el humor. Si bien es cierto que el narrador tipo omnisciente es más árido para escribir comedia, pero siempre hay maneras de dar con la forma de hacerlo. Nunca tengo muy claro qué tipo de narrador voy a seleccionar, es el tono el que me lo va dando.


Yolanda GonzálezYolanda González Mesa, tutora de los talleres de ► Productividad para escritores y Scrivener

No tengo preferencias en cuanto a narradores, ni como lectora ni como escritora. Creo que el buen narrador es el que acompaña al lector sin hacerse notar, incluso cuando se trata de narradores en primera persona.
Por eso es importante no forzar dicha elección, sólo porque en los manuales de escritura dicen que tal narrador hace que  el lector empatice con el protagonista, o que otro es mejor porque presenta los hechos de manera objetiva.
Debemos dejar que la historia suene en nuestra cabeza, y escuchar qué narrador nos la cuenta.

Víctor JVíctor J. Sanz, tutor de varios talleres de ► Narrativa

Me gusta mucho lo que ha dicho Yolanda: “…sin hacerse notar, incluso cuando se trata de narradores en primera persona”.

Creo que cada historia pide su tipo de narrador, del mismo modo que pide su ambientación, sus personajes y casi hasta sus hitos narrativos. En mi taller La voz narradora hago diversos ejercicios precisamente con el fin de que el alumno aprenda a detectar cuál es ese narrador que pide la historia que va a escribir. A mí, como autor me gusta desarrollar historias que piden narradores omniscientes, y también me siento cómodo con la primera persona.

Como lector me quedo con lo que dice Yolanda, me gustan las historias en que el narrador está tan bien logrado que resulta invisible.

Gracias a todos por participar, hasta el domingo que viene.


tipo de narrador

Ver todos nuestros talleres

Si te ha gustado, compártelo:

5 responses on "Como escritor, ¿qué tipo de narrador prefieres?, y ¿como lector?"

  1. FRANCESC ROVIRA LLACUNA28 junio, 2015 at 9:44 amResponder

    Como escritor, he empleado tanto la voz omnisciente como la narración en primera persona. Como sostienen muchos de los compañeros que aportan comentarios, cada historia “pide” su narrador.
    Personalmente me siento más cómodo empleando la primera persona, quizás porque permite un tono más coloquial, una voz más humana, algo de jerga, la ironía, la autocrítica y establece más fácilmente cierta complicidad con el lector.

  2. Como dice aquel dicho popular: “En gustos y colores no hay nada escrito…“. Existen grupos de lectores quienes prefieren ambas formas de narrar, tanto en primera persona como en la voz omnisciente.

  3. Esto me recuerda una entrevista a William Faulkner sobre “El Sonido y la Furia”. Hizo cuatro versiones diferentes usando un narrador diferente en cada ocasión y nunca quedaba satisfecho porque se perdía siempre un detalle dependiendo del personaje.

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


 Desarrollado por WriWeb
X